miércoles, 28 de mayo de 2014

Chile: Investigan espionaje de la PDI a miembros de la Corte Suprema y diplomáticos





El 9 de mayo de este año se solicitó en la Corte de Apelaciones de Santiago un recurso de amparo para del Subcomisario de la PDI (Policía de Investigaciones de Chile), Alejandro Bañados Espinoza, funcionario de inteligencia, quien desde hacía una mes sufría seguimientos, amedrentamientos y amenazas de detención por parte de personal de inteligencia de esa institución. Estos últimos buscaban evitar que  Bañados Espinoza denunciara casos de corrupción al interior de la Policía de Investigaciones de Chile.

Lo cierto es que el recurso de amparo preventivo presentado y luego aceptado por la Corte Suprema, asegura que “el Sr. Bañados ha aportado pruebas de la existencia de patrimonios abultados de altos mandos de la institución que no tienen justificación en sus ingresos mensuales, estampados en sus declaraciones de patrimonio e intereses, de conformidad con la Ley de Probidad. Lo más grave, es que este recurrente tiene antecedentes de archivos secretos de la PDI, en donde se plasman, a través de informes, los seguimientos e investigaciones ilegales, y desconocidas para los interesados, de altas autoridades, respecto de sus relaciones extramatrimoniales, tendencias sexuales, deudas bancarias e ingresos informales, visitas a sus hogares y oficinas, viajes y otros de complicado detalle. También respecto de su participación en organizaciones como la Masonería, con indicación de grados, logias y tenidas”.

Asimismo afirma  que fueron  traspasados, previo pago de coimas, a la embajada norteamericana y de Israel, ciertos antecedentes de jueces, embajadores, cónsul  “con el objeto de ser considerados al momento de que las autoridades vigiladas- especialmente las chilenas- puedan incidir en las inversiones e intereses de esas potencias en Chile, principalmente en el campo energético y minero. Es decir, para la extorsión.”

Todas estas operaciones clandestinas, son instruidas y ordenadas desde la Dirección General de la Policía de Investigaciones, cuyos mandos reciben diariamente copia de tales informes.

Entre los nombres aparecen el actual presidente de la Corte Suprema de Chile, Sergio Manuel Muñoz Gajardo, se encuentra, Awawdeh, Ibrahim Mohammad, embajador de Jordania en Chile, se menciona a Lin, Jiao Yun, cónsul de China en Iquique. Igualmente está en los archivos Kappeyne VD Copello, Marion, embajadora de Holanda en Chile y el ministro de la Corte Suprema Ricardo Luis Blanco Herrera.