sábado, 6 de abril de 2013

Crónica de un triunfo anunciado: elecciones en Venezuela


El domingo 14 de abril  hay elecciones en Venezuela. Estas determinaran la continuidad o interrupción (aunque es poco probable) del proyecto que Chávez inició hace 14 años. Maduro, su heredero político, encabeza las encuestas con un 56,9 por ciento.

 
El 9 de marzo -a cuatro días de la desaparición física del comandante Hugo Chávez- el Consejo Nacional Electoral venezolano (CNE) convocó formalmente a elecciones presidenciales para el domingo 14 de abril del 2013.

Un dato curioso: el 11 de abril de 2002, Chávez sufre el famoso golpe de estado frustrado (tratado en este blog en entradas anteriores).  Y es en la madrugada del 14 de abril de 2002 cuando un comando de las Fuerzas Armadas lo libera en La Orchila y lo traslada a Caracas vía aérea, para finalmente ser restituido. Horas después Chávez se dirigirá a la nación, mostrando un crucifijo mientras llama a la calma, pues el bolivariano ya había recuperado su cargo. De este hecho, el próximo 14 de abril de 2013, se cumplen 11 años.
Continuemos.

 
Los candidatos comenzaron sus campañas el pasado martes 2 de abril. Henrique Capriles – quien bautizó su campaña con “Simón Bolivar”-  lo hizo en la ciudad de Maturín, capital del estado oriental de Monagas. Nicolás Maduro inició sus actos proselitistas recorriendo la ciudad natal de Chávez, los llanos de Barinas, pues su intención es replicar simbólicamente el camino recorrido en vida por el presidente bolivariano: de Sabaneta de Barinas a Miraflores.

 







Sondeos electorales




Según la encuestadora ICS (International Consulting Service) del Director Lorenzo Martínez, la intención de voto para el representante del PSUV (Partido Socialista Unido de Venezuela) es del 56,9 por ciento, mientras que para el candidato del MUD (Mesa de la Unidad Democrática) es del 41.1 por ciento. La diferencia entre ambos es del 15,8 por ciento situando a Maduro por encima de Capriles Radonski.



International Consulting Service afirma que el 60,3 por ciento de la población apoya a Nicolás Maduro y el 36,6 por ciento lo rechaza, prefiriendo a Henrique Capriles. Este es uno de los factores, dice ICS, que limita la posibilidad de revertir la actual tendencia.

 La consulta fue realizada del 22 al 27 de marzo a 1600 personas en 21 estados del país, con un porcentaje  de confiabilidad de 95 puntos.





 Además Martínez (ICS) consideró “imposible” que Capriles Radonski aumente su intención de voto por que no ha hecho visible su programa de gobierno a diferencia de Nicolás Maduro quien presentó el proyecto que resultó ganador en las elecciones del pasado 7 de octubre. Este programa se fundamenta en el Plan de la Patria 2013-2019 diseñado por el propio Hugo Chávez.

 El Plan tiene entre sus principales retos defender y consolidar la independencia nacional, continuar la construcción del socialismo bolivariano del siglo XXI, convertir a Venezuela en un país potencia en lo social, económico y político dentro de la gran potencia naciente de America latina y el Caribe, el aporte a la configuración de un mundo multicéntrico y pluripolar que permita el equilibrio y la paz a nivel planetario, así como una contribución al cuidado de toda forma de vida y salvación de la especia humana.

 En repetidas ocasiones, el postulante socialista ha emplazado a su oponente para que revele su verdadero programa de gobierno, este contrariamente a las elites económicas y sectores políticos de derecha que representa ha asegurado en campaña que mantendrá las misiones (programas sociales llevados a cabo por Chávez junto a Cuba durante 14 años y a las que se destinaron alrededor de 551 mil millones de dólares) y, más aún,  promete mejorarlas.

 Frente a estos dichos, el primer vicepresidente del PSUV, Diosdado Cabello, calificó  a Capriles como un aspirante "disfrazado", que intenta pasar por "chavista crítico".

Al respecto, el propio Maduro aseguró que las políticas de beneficio social acabarían en caso de triunfar el proyecto opositor, pues ello implicaría la privatización y entrega de los recursos petroleros de la nación a la elite burguesa y a las transnacionales.

 Maduro sabe de lo que habla. Pues  la derecha Venezolana – si volvemos en la historia- se caracteriza por desplegar en campaña promesas progresistas que jamás cumple y termina actuando contrariamente a sus dichos. Tal fue el caso de los otrora presidentes Andrés Pérez y Rafael Caldera.

 Para aclarar esto podemos citar a Pedro Rodríguez Rojas en su articulo “Venezuela: del neoliberalismo al socialismo del siglo XXI”, en la revista  Política y Cultura, núm. 34, 2010, pp. 187-211, (Universidad Autónoma Metropolitana Unidad Xochimilco México) que nos ayudará a entender un poco las particularidades de las estrategias en campaña de los grupos de derecha venezolanos.

 Rodríguez Rojas asegura que en 1989, Carlos Andrés Pérez (CAP) ocupó su segundo periodo presidencial, con el apoyo de un caudal de electores quienes recordaban su primer periodo presidencial de bonanza. Pérez  había ofrecido en la campaña electoral una imagen de líder tercermundista y hombre dispuesto a enfrentarse a los desmanes que a nuestros países había causado la deuda externa y las respectivas imposiciones de los organismos financieros internacionales. Apenas logrado el triunfo y recién tomado el cargo el 2 de febrero de 1989 comenzó a implementarse un plan económico radicalmente opuesto a lo que realmente se esperaba más parecido al de su opositor, Eduardo Fernández quien acusó a CAP de plagio. Los acuerdos con la banca internacional y el anuncio de la aplicación del programa popularmente conocido como “paquete económico”, vinieron inmediatamente (16 de febrero, a 14 días de haber asumido), pero igual de rápido fue el rechazo popular que en rebelión tomo las calles durante el 27 y 28 de febrero, sin que las fuerzas armadas del estado pudieran controlarlos.” El hecho al que hace referencia Pedro Rodríguez Rojas es al  “Caracaso”.

 El profesor de la Universidad Nacional Experimental Simón Rodríguez continua dándonos la certeza de que “el discurso neoliberal fue acogido en Venezuela por pocas instituciones. Tanto Carlos Andrés Pérez como Rafael Caldera llegaron a sus segundos periodos de gobierno no sólo con un discurso moderado sino claramente antineoliberal, en contra del Fondo Monetario Internacional y de los vejámenes de la deuda externa, y a favor de mantener el peso del estado Venezolano. Sin embargo, al poco tiempo de asumir el poder ambos gobiernos cambian totalmente de discurso; en el caso de Pérez apenas en días. En Venezuela, hay que decirlo claramente, el neoliberalismo nunca ganó elección alguna, quienes propusieron abiertamente o por sutileza políticas gubernamentales de libre mercado han sido históricamente rechazados por la población venezolana”. 

 Es claro, de esto habla Nicolás Maduro frente al discurso de Capriles, pues se mantienen las mismas estrategias de campaña y las podemos detectar con claridad en los actuales actos proselitistas.

 Para finalizar volvamos a los sondeos

 Los resultados de la consulta de ICS  coinciden con los publicados el pasado miércoles por la consultora Estudios de Opinión Meganálisis que dio la victoria presidencial al  candidato Nicolás Maduro con un apoyo del 56,6 % y un 43,3 % para Capriles. Esta fue realizada del 16 al 24 de marzo y dirigida a sectores populares que representan más de las cuatro quintas partes de la población venezolana.

 




Otros sondeos

 
- El Instituto Venezolano de Análisis de Datos (IVAD) realizó un estudio del 24 al 31 de marzo sobre una muestra de 1200 personas de todo el país. Este revela que el 53,3 % de los entrevistados votaría por Maduro, mientras que el 34,7 % lo haría a favor de Capriles.

 - El grupo de Investigación Social Siglo XXI también coincidió en otorgar  favoritismo al candidato socialista con un 55,3% sobre el representante del MUD que solo asciende al 44,7%.

 - Data Information Corporation (Datin Corp) dio cuenta de una diferencia más estrecha de apenas 8 puntos, pero aún así confirma el triunfo de Maduro con un 45%. Según esta encuestadora, la percepción del público acerca de quien se impondrá en las urnas  es para Maduro del 61% y para Capriles es del  26%.

 - Finalmente el último sondeo publicado por Hinterlaces señala que a la altura del 23 de marzo pasado, el 55% de los votantes se hubiera inclinado por Maduro y solo el 35% por Capriles. Según el mismo estudio el 61% de los declarantes, más allá de sus preferencias, pronostica el éxito para el bolivariano mientras que apenas el 22% apuesta por el representante de la derecha.

Igualmente, más allá de todos estos datos estadísticos tendremos que esperar hasta el próximo domingo 14 de abril para saber quien definitivamente sucederá a Chávez.

Es importante tener en cuenta que 18 millones 903 mil 143 venezolanos están habilitados para sufragar.

 

 S.C.

 

 

No hay comentarios:

Publicar un comentario