domingo, 14 de abril de 2013

Conflicto: Chile – Bolivia, por una salida soberana al mar.


Esta semana hubo tres episodios que continúan escribiendo (luego de 134 años) las páginas de la historia del conflicto Chile- Bolivia centrado en la búsqueda boliviana de lograr una salida al mar con soberanía

El primer episodio de esta semana estuvo dado por el presidente Evo Morales quien anunció el martes 9 de abril que Bolivia presentará este mes una demanda contra Chile ante la Corte Internacional de Justicia (CIJ) de La Haya para lograr una salida soberana al mar. Ya lo había expresado el pasado 23 de Marzo, fecha en que se celebró  el Día del Mar  este conmemoró los 134 años de reclamo de los territorios marítimos ocupados por Chile luego de la guerra del Pacífico a finales del siglo XIX.
 El presidente de Bolivia, por primera vez, pretende judicializar a nivel internacional su reivindicación de lograr una salida soberana al Pacífico. De concretarse dicho anuncio, Chile enfrentará un largo proceso judicial internacional y las relaciones bilaterales tenderán a empeorar en todos los planos. El anuncio de Morales se debe a la “política de dilación” que Chile a adoptado sobre el conflicto.  Es ante esta “pérdida de tiempo” (como el mismísimo evo lo llama) que decidió demandar a Chile en el tribunal de La Haya.  Pues el mandatario  boliviano ha expresado su reclamo en foros internacionales como la Organización de Estados Americanos (OEA), la Celac (Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños) y la ONU, sin obtener propuestas concretas por parte de Chile al enclaustramiento marítimo que provocó la invasión chilena en la denominada Guerra del Pacífico de 1879.

Segundo episodio

La iglesia boliviana el jueves 11 de abril salio al paso de estos dichos. Lo hizo monseñor Oscar Aparicio, presidente de la Conferencia Episcopal Boliviana (CEB) en la apertura de la asamblea de obispos en la ciudad de Cochabamba. Aparicio abogó por el dialogo y pidió  "soluciones razonables" tras la decisión del presidente Evo Morales de llevar a Santiago ante el tribunal de La Haya.
Esta es la primera vez que la jerarquía eclesiástica boliviana, crítica de Morales, se pronuncia acerca de los constantes roces entre La Paz y Santiago, a causa del diferendo marítimo que separa a ambos países hace más de un siglo.

Tercer episodio

También se pronunció al respecto el viernes 12 de abril la expresidenta chilena y actual candidata a las presidenciales de noviembre Michelle Bachelet. Lo hizo de forma muy escueta en una entrevista que dio al semanario santiaguino The Clinic. A la pregunta “¿Le gustaría encontrar el modo de darle una salida al mar a Bolivia?”, la aspirante respondió: “Me interesa que a Bolivia le vaya bien, y todos los temas que se puedan trabajar y que respeten los intereses de Chile, y que puedan permitir avanzar en asuntos que han sido complejos. Creo que sería muy positivo”
La postura de Bachelet es similar a la del actual mandatario chileno, Sebastián Piñera, quien pide a Bolivia negociar el tema marítimo sin abordar el Tratado de 1904, ya que —según expresa— modificar ese acuerdo afectaría intereses chilenos.

Es importante destacar que la cancillería de Perú reiteró este viernes que el tema marítimo entre Bolivia  y Chile es de carácter “estrictamente bilateral”, en un comunicado de prensa difundido a través de su portal web

Para entender a fondo el conflicto hagamos un recorrido histórico

Origen del conflicto

En 1866 y 1873  se firmaron dos tratados para resolver el problema limítrofe planteado desde la fundación de Bolivia en 1825 cuando se independiza de España y se separa de Perú. También se firman con el objetivo de resolver el litigio con Chile sobre el desierto de Atacama, rico en yacimientos de nitratos de sodio y de cobre. En este tratado se fijaban por primera vez los límites y se establecían los derechos de exportación correspondientes a cada país. Además, se otorgaron diversos derechos arancelarios y concesiones mineras a empresarios chilenos en la Atacama boliviana. Estas últimas disposiciones originaron el litigio entre los dos países. Pues Bolivia, en aquel entonces firmó un contrato con  la Compañía de Salitres de Antofagasta  que no podía poner en vigencia hasta que el Congreso lo aprobara, de acuerdo con la Constitución boliviana. Por esa razón, la Asamblea Nacional Constituyente boliviana,  decide ratificar el contrato mediante una ley, el 14 de febrero de 1878, a condición de que se pagara un impuesto de 10 centavos por quintal de salitre exportado por la compañía.
Pero para Chile, el cobro del impuesto de 10 centavos sobre quintal exportado violaba el artículo IV del Tratado de límites de 1873. Por ello, dicho impuesto encontró una gran resistencia por parte de los propietarios de la empresa afectada y una cerrada defensa de su causa por parte del gobierno de Santiago, desencadenándose un conflicto diplomático. Finalmente el 14 de febrero de1879 el presidente Aníbal Pinto ordena la ocupación de Antofagasta dando inicio a la Guerra del Pacífico.
La guerra acabó con la firma del Tratado de Ancón,  del 20 de octubre de 1883. La paz entre Chile y Bolivia fue firmada en 1904 con el ahora famoso Tratado de paz y amistad al que tanto hace referencia el presidente Piñera. En este tratado finalmente, Bolivia reconoce la soberanía chilena sobre el territorio en disputa.

 Esto es lo que ha sido el origen de constantes tensiones diplomáticas entre ambos países durante 134 años y es lo que estamos viviendo en la actualidad, debido a que Bolivia perdió en aquel entonces toda posibilidad de salida soberana al océano Pacífico siendo hoy esto lo que intenta recuperar.


Tratado de paz y amistad 1904

El límite actual entre Bolivia y Chile fue delimitado por el Tratado de Paz y Amistad de 1904. El documento estipuló la cesión de soberanía del Litoral boliviano a Chile, dejando al país sin costas marinas.
Bolivia perdió toda su costa pacífica de 400 kilómetros y 120 mil kilómetros cuadrados de territorio luego de la invasión chilena en 1879, y desde entonces reclama una salida soberana al mar que Santiago rechaza, afirmando que ambos países firmaron en 1904 el Tratado de Paz y Amistad que definió los límites fronterizos bilaterales.
Sobre el Tratado de 1904, Evo Morales dijo el pasado mes de marzo que se debe recordar que éste "fue impuesto, injusto e incumplido (...) ¿Cómo se puede firmar un tratado donde se quite la soberanía hacia el Pacífico? Eso es inaceptable, hemos perdido 120 mil kilómetros cuadrados, 400 kilómetros de costa sobre el Pacífico. Encerrarnos es totalmente injusto", sentenció.
Además en manifestaciones anteriores el mandatario aseguró que a lo largo de su aplicación ha "incumplido" en lo referido al libre tránsito de mercaderías bolivianas por el puerto de Arica, desde 2008 en manos de privados, fletes aduaneros y, puntualmente, a la construcción del ferrocarril Arica-La Paz.
Piñera dijo que “desde 1904, Chile ha dado pleno y fiel cumplimiento a lo establecido en ese tratado, incluido el derecho al libre tránsito de mercaderías bolivianas por territorio chileno”, pero Álvaro García Linera, vicepresidente boliviano  manifestó que Chile violó ese tratado en 1934 al cerrar sus puertos al libre tránsito de los pertrechos comprados por Bolivia para la Guerra del Chaco ante Paraguay y también en 1952 cuando autoridades bolivianas nacionalizaron minas.
“Son decenas de violaciones continuas a ese tratado que el presidente Piñera dice que se cumple de manera plena. Mienten porque no tienen razón. El único justificativo que tienen son las bayonetas, el abuso y la prepotencia”, dijo el vicepresidente.

Pacto de Bogotá de 1948  

Tanto Bolivia como Chile, han ratificado el Pacto de Bogotá de 1948, conocido como Tratado Americano de Soluciones Pacíficas. Este tratado sirve (entre otras cosas) para asegurar que los Estados Americanos se abstengan de monopolizar el uso de la fuerza en sus relaciones internacionales, particularmente en el marco de conflictos con sus vecinos.
En el marco de la fecha conmemorativa del 23 de marzo, día del mar, el Congreso boliviano aprobó el retiro de la reserva al articulo sexto que tenía en el Pacto de Bogotá (1948), documento en el cual las naciones acuerdan regirse por la Corte Internacional de la La Haya para solucionar diferencias.


Por lo tanto el país está ahora habilitado para recurrir a los instrumentos establecidos en la normativa internacional.
 Según dicho artículo, no podrán someterse al Pacto “los asuntos ya resueltos por arreglo de las partes, o por laudo arbitral, o por sentencia de un tribunal internacional, o que se hallen regidos por acuerdos o tratados en vigencia en la fecha de la celebración del presente Pacto (de 1948)”.


En los últimos  años, episodios más relevantes

Debido a que las idas y vueltas entre ambos países han sido numerosas he seleccionado solo algunos de los hechos mas representativos de los últimos años

A comienzos de 2004, el presidente Lagos debe enfrentar públicamente al Presidente por entonces de Bolivia, Carlos Mesa, luego de que éste exigiera una salida al mar para su país considerando la precaria situación económica y política que vivía el país.

En 2010 Morales y Bachelet suscribieron la denominada Agenda de 13 Puntos, documento que no fue puesto en práctica y que tenía además de puntos económicos, comerciales y políticos, como punto sexto el tema del mar. Cuando Sebastian Piñera ingresó al Gobierno chileno las relaciones entre Chile y Bolivia se congelaron por el intercambio de acusaciones. 

Por lo tanto con la expresidenta chilena existía buen ambiente de diálogo, pero la relación cambió con la llegada de Piñera. Desde ese momento hubo otra metodología de negociación, creándose una comisión bilateral para el efecto. Debido a sucesivas fricciones entre los dos países, dicha comisión se reunió por última vez en febrero de 2011. En reiteradas oportunidades, Piñera ofreció a Bolivia volver al diálogo, pero  nunca envió una nota diplomática haciendo oficial su intención.
En marzo de 2011 Evo Morales anunció su decisión de acudir a organismos internacionales para solucionar el asunto marítimo, por la no convocatoria por parte del Gobierno de Chile a una reunión determinante al respecto.
Posteriormente, anunció la creación de la Dirección Estratégica de Reivindicación Marítima (Diremar), para definir las acciones referentes al tema marítimo con Chile.
Pese a que Bolivia ha exigido en diversas instancias internacionales el reconocimiento de su derecho sobre el territorio usurpado, Chile se aferra al argumento de que la cesión de soberanía sobre su territorio está fuera de toda discusión

El 26 de septiembre de 2012, el presidente Evo Morales, reclamó la salida al mar de Bolivia en la Asamblea General de las Naciones Unidas, donde dijo que “Chile no puede  ignorar el derecho boliviano y prolongar el encierro geográfico impuesto por la fuerza”.

Año 2013

En los últimos meses, las relaciones bilaterales han sido delicadas, luego de que Morales llevara su reclamo a foros internacionales como la Organización de Estados Americanos (OEA), la Celac (Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños) y la ONU
 El primer hecho que recrudeció el conflicto durante un mes (desde el 25 de enero a 25 de febrero) fue la tensión que se vivió por la detención de tres soldados bolivianos en territorio chileno que no se percataron de haber cruzado la frontera, cuando perseguían a contrabandistas. Tras días de complicada relación, Chile liberó a los tres militares, quienes fueron recibidos en Bolivia como héroes.

El 20 de marzo se realizó la segunda cumbre de mandatarios donde participaron los expresidentes Eduardo Rodríguez Veltzé (2005), Carlos Mesa (2003-05), Jorge Quiroga (2001-02), Jaime Paz (1989-93) y Guido Vildoso (1981-82). También asistieron los excancilleres Gustavo Fernández, Carlos Iturralde, Armando Loayza, Carlos Saavedra y Javier Murillo.  La cita estuvo caracterizada por la ratificación de los ex presidentes del establecimiento de la demanda de una salida soberana al mar como “una política de estado”. Paz Zamora dijo que por fin "todos hemos salido (..) diciendo de aquí en adelante nos unimos en conjunto en todo lo que tenga que ver con el mar". “Finalmente Bolivia está decidiendo hacer de esta política de reivindicación marítima una política de Estado”,

 El 23 de marzo durante la conmemoración del dia del mar Evo Morales anuncio que presentará este mes (por abril) una demanda contra Chile ante la Corte Internacional de Justicia (CIJ) de La Haya para lograr una salida soberana al mar.  El presidente chileno afirmó que la demanda de Bolivia por una salida al mar “carece” de fundamento y recalcó que Chile “cumple” con las disposiciones de ese acuerdo sobre todo otorgando libre tránsito a las mercaderías bolivianas a puertos chilenos. Recordemos aquí los dichos expresados anteriormente del vicepresidente boliviano donde afirma que Piñera miente y que el tratado no ha sido respetado en varias ocasiones como en 1934 y1952.
Piñera también aseguró que “defenderá con la verdad y la unidad nacional” la soberanía de su país ante una eventual denuncia de Bolivia en la Corte Internacional de Justicia (CIJ) de la Haya, en reclamo por una salida al mar. 

Morales, que asumió como una política de Estado su reclamo centenario, destacó que a 134 años de la pérdida de su salida al mar “Bolivia ratifica su búsqueda sin descansar hasta lograr hacer efectivo nuestro justo acceso libre y soberano al Pacífico”. 
.
Para finalizar es importante recalcar que Bolivia al perder su extensión de costa marítima conocida como Departamento del Litoral tras la Guerra del Pacífico, el pais ha mantenido como política de estado el reclamo territorial a Chile de una salida soberana al océano Pacífico y de su espacio marítimo. Esta política de estado se ha acentuado con la actual presidencia de Evo Morales quien en La Constitución Política de 2009 (modificación por el promovida) establece que el Estado boliviano declara su derecho irrenunciable a una salida al mar y que su objetivo es de solucionar el diferendo marítimo pacíficamente.
Desde la fundación de la ONU en 1945, Bolivia ha solicitado a la Asamblea General considerar su petición de recuperar una salida libre y soberana al Océano Pacífico. También ha presentado el asunto ante la OEA, logrando en 1979 la Resolución 426 que define el enclaustramiento marítimo boliviano como un problema hemisférico. Chile ha mantenido una postura de otorgar facilidades de acceso marítimo, pero sin ceder soberanía territorial.


Conclusión

Tenemos por un lado a Evo Morales quien reclama su legitima salida soberana al mar por que no esta dispuesto a permitir que se prolongue el encierro geográfico impuesto a la fuerza por chile. Hace referencia también a que chile lleva a cabo una  política de dilación razón por la cual no realiza propuestas para la solución del problema. Por esto es que Morales decide llevar el conflicto a la haya para que el tribunal internacional intente resolverlo. Pero hasta el momento la demanda no se ha hecho efectiva.
Por el otro lado tenemos al presidente chileno quien asegura que defenderá la soberanía de su país por que los tratados que se firman hay que cumplirlos. Por su parte el canciller de Chile, Alfredo Moreno, asegura que se han perdido dos años de diálogo con Bolivia luego de que se paralizara la agenda de discusión bilateral por las decisiones que tomó el presidente Evo Morales.
“Hace dos años que hemos perdido el tiempo y en que no hemos podido avanzar por decisión del presidente Morales”, dijo en declaraciones a una radio Chilena.
Además el canciller insistió en deslegitimar la demanda Boliviana en una entrevista para el diario chileno El Mercurio, donde el ministro de Relaciones Exteriores de Chile, Alfredo Moreno, dijo que la situación económica del país altiplánico no se debe a su falta de salida al mar. “El 20% de los países del mundo son mediterráneos. Y dentro de esos hay algunos que tienen un buen nivel de desarrollo”, indicó.
Según el ministro, “la riqueza de los países está basada en el sistema de gobierno, en una buena administración, en políticas económicas y en el trabajo de su gente”. Además ““Bolivia  tiene cuantiosos recursos naturales y el desafío de sus autoridades es conducir a su pueblo para hacer el mejor uso de ellos”, agregó

También se conocieron los dichos de la actual candidata presidencia Michelle Bachelet La postura es similar a la del actual mandatario chileno, Sebastián Piñera, quien pide a Bolivia negociar el tema marítimo sin abordar el Tratado de 1904, ya que —según expresa— modificar ese acuerdo afectaría intereses chilenos.
Así están las cosas, habrá que esperar a ver que sucede.


S.C.

sábado, 6 de abril de 2013

Crónica de un triunfo anunciado: elecciones en Venezuela


El domingo 14 de abril  hay elecciones en Venezuela. Estas determinaran la continuidad o interrupción (aunque es poco probable) del proyecto que Chávez inició hace 14 años. Maduro, su heredero político, encabeza las encuestas con un 56,9 por ciento.

 
El 9 de marzo -a cuatro días de la desaparición física del comandante Hugo Chávez- el Consejo Nacional Electoral venezolano (CNE) convocó formalmente a elecciones presidenciales para el domingo 14 de abril del 2013.

Un dato curioso: el 11 de abril de 2002, Chávez sufre el famoso golpe de estado frustrado (tratado en este blog en entradas anteriores).  Y es en la madrugada del 14 de abril de 2002 cuando un comando de las Fuerzas Armadas lo libera en La Orchila y lo traslada a Caracas vía aérea, para finalmente ser restituido. Horas después Chávez se dirigirá a la nación, mostrando un crucifijo mientras llama a la calma, pues el bolivariano ya había recuperado su cargo. De este hecho, el próximo 14 de abril de 2013, se cumplen 11 años.
Continuemos.

 
Los candidatos comenzaron sus campañas el pasado martes 2 de abril. Henrique Capriles – quien bautizó su campaña con “Simón Bolivar”-  lo hizo en la ciudad de Maturín, capital del estado oriental de Monagas. Nicolás Maduro inició sus actos proselitistas recorriendo la ciudad natal de Chávez, los llanos de Barinas, pues su intención es replicar simbólicamente el camino recorrido en vida por el presidente bolivariano: de Sabaneta de Barinas a Miraflores.

 







Sondeos electorales




Según la encuestadora ICS (International Consulting Service) del Director Lorenzo Martínez, la intención de voto para el representante del PSUV (Partido Socialista Unido de Venezuela) es del 56,9 por ciento, mientras que para el candidato del MUD (Mesa de la Unidad Democrática) es del 41.1 por ciento. La diferencia entre ambos es del 15,8 por ciento situando a Maduro por encima de Capriles Radonski.



International Consulting Service afirma que el 60,3 por ciento de la población apoya a Nicolás Maduro y el 36,6 por ciento lo rechaza, prefiriendo a Henrique Capriles. Este es uno de los factores, dice ICS, que limita la posibilidad de revertir la actual tendencia.

 La consulta fue realizada del 22 al 27 de marzo a 1600 personas en 21 estados del país, con un porcentaje  de confiabilidad de 95 puntos.





 Además Martínez (ICS) consideró “imposible” que Capriles Radonski aumente su intención de voto por que no ha hecho visible su programa de gobierno a diferencia de Nicolás Maduro quien presentó el proyecto que resultó ganador en las elecciones del pasado 7 de octubre. Este programa se fundamenta en el Plan de la Patria 2013-2019 diseñado por el propio Hugo Chávez.

 El Plan tiene entre sus principales retos defender y consolidar la independencia nacional, continuar la construcción del socialismo bolivariano del siglo XXI, convertir a Venezuela en un país potencia en lo social, económico y político dentro de la gran potencia naciente de America latina y el Caribe, el aporte a la configuración de un mundo multicéntrico y pluripolar que permita el equilibrio y la paz a nivel planetario, así como una contribución al cuidado de toda forma de vida y salvación de la especia humana.

 En repetidas ocasiones, el postulante socialista ha emplazado a su oponente para que revele su verdadero programa de gobierno, este contrariamente a las elites económicas y sectores políticos de derecha que representa ha asegurado en campaña que mantendrá las misiones (programas sociales llevados a cabo por Chávez junto a Cuba durante 14 años y a las que se destinaron alrededor de 551 mil millones de dólares) y, más aún,  promete mejorarlas.

 Frente a estos dichos, el primer vicepresidente del PSUV, Diosdado Cabello, calificó  a Capriles como un aspirante "disfrazado", que intenta pasar por "chavista crítico".

Al respecto, el propio Maduro aseguró que las políticas de beneficio social acabarían en caso de triunfar el proyecto opositor, pues ello implicaría la privatización y entrega de los recursos petroleros de la nación a la elite burguesa y a las transnacionales.

 Maduro sabe de lo que habla. Pues  la derecha Venezolana – si volvemos en la historia- se caracteriza por desplegar en campaña promesas progresistas que jamás cumple y termina actuando contrariamente a sus dichos. Tal fue el caso de los otrora presidentes Andrés Pérez y Rafael Caldera.

 Para aclarar esto podemos citar a Pedro Rodríguez Rojas en su articulo “Venezuela: del neoliberalismo al socialismo del siglo XXI”, en la revista  Política y Cultura, núm. 34, 2010, pp. 187-211, (Universidad Autónoma Metropolitana Unidad Xochimilco México) que nos ayudará a entender un poco las particularidades de las estrategias en campaña de los grupos de derecha venezolanos.

 Rodríguez Rojas asegura que en 1989, Carlos Andrés Pérez (CAP) ocupó su segundo periodo presidencial, con el apoyo de un caudal de electores quienes recordaban su primer periodo presidencial de bonanza. Pérez  había ofrecido en la campaña electoral una imagen de líder tercermundista y hombre dispuesto a enfrentarse a los desmanes que a nuestros países había causado la deuda externa y las respectivas imposiciones de los organismos financieros internacionales. Apenas logrado el triunfo y recién tomado el cargo el 2 de febrero de 1989 comenzó a implementarse un plan económico radicalmente opuesto a lo que realmente se esperaba más parecido al de su opositor, Eduardo Fernández quien acusó a CAP de plagio. Los acuerdos con la banca internacional y el anuncio de la aplicación del programa popularmente conocido como “paquete económico”, vinieron inmediatamente (16 de febrero, a 14 días de haber asumido), pero igual de rápido fue el rechazo popular que en rebelión tomo las calles durante el 27 y 28 de febrero, sin que las fuerzas armadas del estado pudieran controlarlos.” El hecho al que hace referencia Pedro Rodríguez Rojas es al  “Caracaso”.

 El profesor de la Universidad Nacional Experimental Simón Rodríguez continua dándonos la certeza de que “el discurso neoliberal fue acogido en Venezuela por pocas instituciones. Tanto Carlos Andrés Pérez como Rafael Caldera llegaron a sus segundos periodos de gobierno no sólo con un discurso moderado sino claramente antineoliberal, en contra del Fondo Monetario Internacional y de los vejámenes de la deuda externa, y a favor de mantener el peso del estado Venezolano. Sin embargo, al poco tiempo de asumir el poder ambos gobiernos cambian totalmente de discurso; en el caso de Pérez apenas en días. En Venezuela, hay que decirlo claramente, el neoliberalismo nunca ganó elección alguna, quienes propusieron abiertamente o por sutileza políticas gubernamentales de libre mercado han sido históricamente rechazados por la población venezolana”. 

 Es claro, de esto habla Nicolás Maduro frente al discurso de Capriles, pues se mantienen las mismas estrategias de campaña y las podemos detectar con claridad en los actuales actos proselitistas.

 Para finalizar volvamos a los sondeos

 Los resultados de la consulta de ICS  coinciden con los publicados el pasado miércoles por la consultora Estudios de Opinión Meganálisis que dio la victoria presidencial al  candidato Nicolás Maduro con un apoyo del 56,6 % y un 43,3 % para Capriles. Esta fue realizada del 16 al 24 de marzo y dirigida a sectores populares que representan más de las cuatro quintas partes de la población venezolana.

 




Otros sondeos

 
- El Instituto Venezolano de Análisis de Datos (IVAD) realizó un estudio del 24 al 31 de marzo sobre una muestra de 1200 personas de todo el país. Este revela que el 53,3 % de los entrevistados votaría por Maduro, mientras que el 34,7 % lo haría a favor de Capriles.

 - El grupo de Investigación Social Siglo XXI también coincidió en otorgar  favoritismo al candidato socialista con un 55,3% sobre el representante del MUD que solo asciende al 44,7%.

 - Data Information Corporation (Datin Corp) dio cuenta de una diferencia más estrecha de apenas 8 puntos, pero aún así confirma el triunfo de Maduro con un 45%. Según esta encuestadora, la percepción del público acerca de quien se impondrá en las urnas  es para Maduro del 61% y para Capriles es del  26%.

 - Finalmente el último sondeo publicado por Hinterlaces señala que a la altura del 23 de marzo pasado, el 55% de los votantes se hubiera inclinado por Maduro y solo el 35% por Capriles. Según el mismo estudio el 61% de los declarantes, más allá de sus preferencias, pronostica el éxito para el bolivariano mientras que apenas el 22% apuesta por el representante de la derecha.

Igualmente, más allá de todos estos datos estadísticos tendremos que esperar hasta el próximo domingo 14 de abril para saber quien definitivamente sucederá a Chávez.

Es importante tener en cuenta que 18 millones 903 mil 143 venezolanos están habilitados para sufragar.

 

 S.C.