jueves, 29 de noviembre de 2012

Conflicto árabe-israelí: Tregua en Gaza


Quizá sea un poco tarde para tratar el tema - y más para la inmediatez actual de los medios- pero no quería dejar de escribir algo sobre la Franja de Gaza.




El miércoles 21 de noviembre se puso en vigor el alto el fuego entre Israel y Hamás después de 8 días de cruentos ataques. El resultado fue 163 palestinos muertos y 1.235 heridos además de 6 israelíes muertos entre ellos 2 soldados.


Los ataques se habían desatado una semana antes, el día 14 de noviembre, con la “Operación Pilar Defensivo” en la cual murió el jefe militar de Hamás, Ahmed Jaabari.




 El periodista Hernán Zin, quien cubrió en el año 2006 la “Operación Lluvia de verano” y a partir de la cual luego escribiría el libro “ Llueve en Gaza”; desde su blog, en el diario español 20 minutos, decía el 16 de noviembre al respecto de la muerte del jefe de Hamas: “Una operación militar que empieza cuando el gobierno de Bibi Netanyahu decide asesinar al que hasta ahora había sido su hombre de confianza en Hamás, y con el que había mantenido una relación fructífera de años. Asesinato de Estado, selectivo, con avión no tripulado marcando el objetivo para que un helicóptero Apache remate la faena con un Hellfire.”


 Como todos sabemos esto no es nuevo, pues la historia es larga.


 Desde 1517 hasta la Primera Guerra Mundial, Palestina, estuvo bajo dominio del Imperio Otomano.  Durante esta, Gran Bretaña conquista la región y al finalizar la Gran guerra en 1918, Francia e Inglaterra en posesión de los territorios deciden crear las actuales fronteras de Siria, Líbano e Irak.


 Hubo una parte de la zona que quedó sin asignar, por esa razón, en 1922 la Sociedad de Naciones creó en el lugar el Mandato Británico de Palestina,  confiando su administración a Gran Bretaña, que más tarde favorecería el asentamiento de colonos judíos hasta 1948, fecha en que la ONU acordó el reparto del Mandato Británico en dos Estados, uno judío y otro árabe. La Franja de Gaza quedó asignada al estado árabe.


 Tras la retirada británica, los judíos proclamaron la independencia del Estado de Israel en mayo de 1948, pero los árabes no aceptaron el reparto y declararon la guerra dos días después de la proclamación.


  La guerra árabe-israelí de 1948, fue  la primera de una serie de contiendas. Al finalizar, el territorio de Gaza fue ocupado por Egipto.


 En 1967, Israel lanzó un ataque contra Egipto, Siria y Jordania lo que dio lugar a la Guerra de los Seis Días, la Franja en esta ocasión fue conquistada por Israel.


A principios de 2004 el Primer Ministro Ariel Sharon propuso el Plan de retirada unilateral israelí o Plan de desconexión. Este plan, que fue llevado a cabo en el verano de 2005, tenía como objetivo la retirada unilateral israelí de la Franja de Gaza.


 La retirada, por ser unilateral, dejó más cuestiones por resolver de las que resolvió. Gaza permaneció cerrada ante el mundo, Cisjordania bajo ocupación, y lo que parecía ser la solución para el problema se trasformó en una oleada de nuevas tensiones.


 Después de la muerte de Yasser Arafat en 2004, y de las elecciones legislativas celebradas en enero de 2006 en Palestina que dieron la mayoría a Hamas, la respuesta de la comunidad internacional fue cercar Gaza e intentar derribar a Hamas.


 En 2007 fracasaron las negociaciones para la creación de un gobierno de unidad nacional Fatah-Hamas. En el mismo año, Israel inicia un duro bloqueo a Gaza. Hamas respondió con ataques de cohetes. Por fin, en junio de 2008, Hamas e Israel acuerdan, bajo la mediación egipcia, el establecimiento de una tregua que tenía como objetivo un alto el fuego y también el levantamiento del bloqueo.


El 4 de noviembre de 2008, Israel asesinó a seis miembros de Hamas violando la ‘tahdiyeh’ o tregua de seis meses, que fue acordada entre Israel y Palestina el 17 de junio de 2008 bajo la mediación egipcia del General Omar Suleiman (aunque Israel nunca reconoció públicamente esta tregua).


 Como consecuencia de ello, Hamas intensificó los bombardeos contra las ciudades israelíes, e Israel volvió a implantar el bloqueo económico total en la Franja de Gaza a través del cual impidió el ingreso de productos de ayuda humanitaria, bloqueó el transporte de combustibles, alimentos y la prestación de servicios esenciales.


 Es importante destacar que en 2008, varias ONGs pro-derechos humanos presentaron un informe en el que consideraban que la situación de la población de Gaza era la peor desde la Guerra de los Seis Días, calificando a la Franja como "una cárcel". Según este informe, el bloqueo llevado a cabo por el ejército israelí influyó negativamente en el empleo, elevando la tasa de paro; en la industria, llegó a suspenderse el 90% de la actividad industrial además de la capacidad económica de sus habitantes, que dependen en un 80% de la ayuda humanitaria extranjera.

 La declaración de la Franja de Gaza como "entidad hostil" por parte de Israel supuso el corte del suministro de electricidad, combustible, mercancías y agua.


Debido al bloqueo, la zona continúa dependiendo económicamente de la ayuda humanitaria de la ONU, que llega a través de Israel, aunque los bloqueos militares dificultan esta ayuda.


Así, los ingresos familiares son obtenidos por los hombres y los hijos mayores, que trabajan en las industrias de servicios, en la construcción, en la agricultura y en otras actividades industriales. Aproximadamente el 40% de estos puestos de trabajo se hallan en Israel; sin embargo, los problemas políticos interrumpen con frecuencia el flujo de trabajadores hacia ese país.



Esto ha causado grandes privaciones a la población palestina, ya que el 35% de su producto nacional bruto (PNB) proviene de los salarios conseguidos en Israel. Los proyectos promovidos por empresas internacionales para crear empleo local y mejorar la calidad de vida en Gaza  aún no han sido puestos en marcha.
 Después de todos los procesos de paz, las tentativas de acuerdos, y las negociaciones, no se ha logrado darle definitivamente un punto final al conflicto.


 Declaraciones de los testigos, como la que hizo el periodista Hernán Zin en su blog, son desgarrantes “Cuerpos sin vida en la morgue; mutilados y despedazados en el quirófano de la primera planta; que pertenecen en su mayoría a civiles. Ancianos, mujeres y niños. No puedes bombardear la zona más pobre y sobrepoblada de Oriente Próximo sin llevarte por delante la vida de inocentes”. También definió a Gaza como “Una zona de la que casi nadie puede salir ni entrar si no es por asfixiantes túneles. Una zona empobrecida por el feroz embargo, en el que el 80% de la gente está en paro. Una zona que está hecha de hijos, nietos y bisnietos de refugiados que fueron expulsados de sus casas y tierras en 1948, en 1967. Muchos de las cuales aún las lograban ver desde la franja, por encima de la valla que encierra a 1,5 millones de personas, sin comprender por qué alguien venido desde Argentina, Rusia o Estados Unidos puede vivir allí y ellos ni siquiera pueden acercarse, cuando sus familias llevaban siglos en el lugar y aún conservan la llave y el título de propiedad de la vivienda”.




 Conflicto, ataques, misiles, muerte, derechos Humanos, bloqueo, pobreza, refugiados, crisis humanitaria…  penosamente, todos estos términos tienen una relación de conlocación, es decir, se presentan juntos cuando hablamos de Gaza, pertenecen a un mismo ámbito de la experiencia humana.

S.C.