miércoles, 4 de enero de 2012

Tensión entre EEUU e Irán




Mientras en Mendoza  estamos tratando de soportar temperaturas que llegan a 38 o 39 grados, en Irán, en lugar del clima, los ánimos son los que se caldean, debido a las nuevas sanciones impuestas unilateralmente por EEUU además de la visita, en el Golfo Pérsico  y el Estrecho de Ormuz, de un portaaviones de la armada estadounidense en esa región.




Barack Obama propuso nuevas sanciones a la nación persa el pasado 31 de diciembre de 2011. Al respecto, el gobierno de China, manifestó su desacuerdo y en este marco el portavoz de la diplomacia Hong Lei declaró que China se opone a que prevalezca una ley nacional sobre las transacciones internacionales e imponga sanciones unilaterales a otros países". Refiriéndose a la intención aislada de Estados Unidos de propiciar estas sanciones incluidas en una propuesta de ley de defensa establecida ese mismo día al margen de los debates de las Naciones Unidas.

 Recordemos entradas anteriores de este blog, específicamente "Crisis diplomática entre Irán y Gran Bretaña" donde analizamos la relación entre ambos países frente a la toma de la embajada británica en Irán y el consecuente cierre de la embajada y expulsión de los diplomáticos iraníes en Londres, para volver a estos acontecimientos y  poder comprender las últimas noticias.

Los hechos mencionados sucedieron por aquel entonces debido  a las sanciones que le habían impuesto EEUU, Canadá y el Reino Unido a Irán frente los resultados del informe que realizó la Agencia Internacional de Energía Atómica (AIEA) el pasado 8 de noviembre de 2011. Dicho informe expresaba  que existían sospechas de que el programa nuclear iraní tenía una vertiente militar destinada a fabricar bombas nucleares. Al respecto Irán señalaría que el informe se había hecho con datos falsos, al dictado de los EEUU e Israel. Por todo esto, el presidente iraní Mahmmud  Ahmadinejad  aseguraría tajantemente que no tenia ninguna intención de fabricar bombas atómicas y que no abandonaría su programa nuclear con fines civiles pacíficos. Aseguramos en aquella entrada, además, que Mohamed El Baradei, ex presidente de la Comisión Internacional de Energía Atómica y Premio Nobel de la Paz en 2005 había dicho que no había pruebas de que Irán estuviera desarrollando tecnología nuclear con fines bélicos y que no era lo mismo buscarla que tenerla.

Después de traer al presente los pasados hechos, podemos continuar escribiendo la historia.



 Sobre los Buques estadounidenses en el Estrecho de Omán


El fin de semana pasado (y como decíamos al comienzo de esta entrada) los ánimos de Irán comenzaron a caldearse ya que Barack Obama (aunque todos nosotros estemos de vacaciones, relajados después de las fiestas, intoxicados por los excesos de fin de año y esperando a los reyes magos) no se tomó descanso y en lugar de relacionarse con sus parientes y el pueblo estadounidense para estas fiestas de fin de año, prefirió hacerlo con Irán y comenzar el 2012 profundizando tensiones.

El 30 de diciembre se identificó al portaaviones USS John C. Stennis (uno de los buques de guerra más grandes de la armada estadounidense) atravesando desde  el Golfo Pérsico  el estratégico Estrecho de Ormuz, nudo del comercio petrolero, hacia el Golfo de Omán, área donde Irán realiza actualmente ejercicios militares navales. Esto sucedió luego de que Irán respondiera a la amenaza de Estados Unidos de aplicar  nuevas sanciones, con la advertencia de bloquear el tránsito por la vía marítima del estrecho de Ormuz si sufre una agresión o si las potencias occidentales les imponen nuevas sanciones para impedir sus exportaciones de petróleo. Pese a que las autoridades iraníes, posteriormente, consideraron innecesario bloquear la vía, aunque les sería “muy fácil” hacerlo, el país del norte de América envió sus portaaviones a la zona de maniobras en donde estaban desplegados buques iraníes, para comprobar su capacidad de acción en la región.

“Hemos visto un comportamiento un poco irracional de Irán. Puedo adivinar que las sanciones internacionales que están ejerciendo una presión, particularmente en su sector petrolero. Les están apretando de tal manera que les lleva a reaccionar con violencia”, dijo la portavoz estadounidense, Victoria Nuland. Por su parte, el también representante de Washington, George Little, destacó que no van a permitir a Teherán interferir en la navegación en la ruta petrolera. “El bloqueo del tránsito de buques por el estrecho de Ormuz no va a ser tolerado”, afirmó.

Es relevante aclarar que por el Estrecho de Ormuz, que conecta el Golfo Pérsico y el Golfo de Omán, pasa el 40 por ciento del tráfico marítimo de petróleo mundial.

 Finalmente, y luego del susto, los buques estadounidenses se marcharon del estrecho, al menos por ahora. Después de su retirada, el gobierno iraní pidió el martes 6 de enero a Estados Unidos que no vuelva a entrar con sus portaaviones en el Golfo Pérsico, así lo sostuvo el comandante en jefe de las Fuerzas Armadas iraníes, el general Ataolá Salehi.

“Aconsejamos al portaaviones norteamericano que atravesó el Estrecho de Ormuz no regresar al Golfo Pérsico”, Salehi tras destacar que la República Islámica de Irán no tiene la intención de repetir su advertencia, según indicó la agencia Irna.


 Sobre las nuevas sanciones unilaterales a Irán


El 31 de diciembre, Obama, propuso las nuevas sanciones contra el Banco Central y el sector financiero de Irán, al margen de los debates de las Naciones Unidas. Estas sanciones fueron incluidas en una propuesta de ley de defensa (de financiación del Pentágono) que implica 662 mil millones de dólares, esta refuerza las sanciones contra el sector financiero de Teherán y que, entre otras disposiciones, autoriza al presidente estadounidense a congelar los haberes de cualquier institución financiera extranjera que negocie con el Banco Central de Irán contratos petroleros.

“El Tesoro (ministerio de Economía de EEUU) considera a la totalidad del sector bancario iraní, incluido el Banco Central de Irán, como un instrumento de financiación del terrorismo y de la proliferación (nuclear), y una vía de lavado de dinero en el sistema financiero global”, dice el texto de la norma.

Frente a esta situación El presidente de Irán, Mahmud Ahmadinejad, precisó que la nación persa no tiene “problemas particulares en el sector económico” y aseguró que enfrentarán con “fuerza” el más reciente paquete de sanciones anunciadas por Estados Unidos.

Ahmadinejad destacó que su país se encuentra minimizando los efectos de las sanciones impuestas por su programa nuclear pacífico, un día después que el mandatario del país norteamericano, Barak Obama, firmara dichas represalias contra el Banco Central iraní.

“Debemos proteger al pueblo y a la nación contra las conspiraciones de los enemigos, con el fin de que el pueblo no esté bajo presión”, afirmó el presidente persa.

.Este anuncio de EE.UU. se dio en momentos de tensión entre ambas naciones, cuando Teherán afirmó que podría cerrar el estrecho de Ormuz en caso de nuevas sanciones internacionales por su programa nuclear pacífico.

Finalmente, y en defensa de Irán, el Gobierno chino manifestó este miércoles 4 de enero su rechazo a las sanciones que Estados Unidos ejecutó contra Irán a través de la ley de defensa. El país asiático consideró que tales medidas son "unilaterales". "China se opone a que prevalezca una ley nacional sobre las transacciones internacionales e imponga sanciones unilaterales a otros países", declaró el portavoz de la diplomacia china Hong Lei.

Esperemos que esta situación no avance ni pase a mayores, ese es mi deseo para el 2012, aunque tal vez se convierta, este utópico deseo, en un imposible.


Sabrina Cereda.








Mapa donde podemos ver ambos Golfos, el Pésico y el de Omán, además del Estrecho de Ormuz.

1 comentario:

  1. Buena sintesis de la informacion, comparto el deseo para 2012

    ResponderEliminar